sábado, 4 de septiembre de 2010

Influencia de las Redes Sociales en los Jóvenes

Una red social es una estructura social compuesta de personas, las cuales están conectadas por uno o varios tipos de relaciones, tales como amistad, parentesco, intereses comunes, intercambios económicos, relaciones sexuales, o que comparten creencias, conocimiento o prestigio.
Son muchos los padres que afirman conocer el significados de algunas de las palabras más utilizadas por sus hijos, como 'tuenti', 'myspace', 'live spaces' o 'facebook'. Sin embargo, cuando se les pregunta por su significado se limitan a responder de forma vaga que "es algo relacionado con Internet". Todos estos términos hacen referencia a nombres de redes sociales muy populares y en las que los jóvenes participan de forma activa. Esta práctica refleja el cambio de hábitos que han experimentado los adolescentes en los últimos años: ya no se pelean por ver la televisión en el salón, discuten por la pantalla de su ordenador y, a poder ser, en la intimidad de su cuarto. Con el teléfono se cumple el mismo patrón: ya no se puede decir que los jóvenes pasen las tardes enganchados al aparato, sino que controlan la comunicación con todas sus amistades a través de Internet y mediante determinados servicios conocidos como redes sociales.
El primer objetivo de los jóvenes cuando entra y se inscribe en uno de estos servicios es conformar su página personal y crear así su identidad virtual. En esta página 'colgará' fotografías con su imagen y la de sus amigos, incluirá los vídeos que le gusten, los enlaces a sus sitios de la Red favoritos, las canciones que más escucha y contará sus experiencias y pensamientos. A partir de ahí, se encontrará con amigos virtuales con los que interactuará y ampliará su espectro comunicativo.
Es normal que muchos padres quieran saber qué hacen sus hijos en estas redes, en qué consisten y con quiénes hablan. Con el fin de que este interés no sea calificado por los hijos como una intromission, conviene preguntarles a ellos directamente y que les inviten a observar alguna de sus charlas, siempre con cautela y respeto. En caso de que se nieguen, no es recomendable, ni necesario, usar el ordenador filial para ver la página personal del joven y lo que allí escribe. Conviene entrar desde otro terminal a la página general de la red social y, desde allí, navegar por las páginas de sus miembros para ver su diseño y los contenidos que muestran. En el caso de que se trate de redes cerradas a las que no se tenga acceso, se puede contactar con los padres de algunos amigos cuyos hijos se comunican mediante este sistema con el fin de conocer qué hacen en estas redes. Pero ante todo no hay que obsesionarse, tampoco se tiene un conocimiento exhaustivo de lo que hacen los jóvenes en cada momento cuando va a las discotecas y no por ello se les prohíbe ir.
La influencia de las redes es positiva para  los jóvenes ya que se familiarizan de modo lúdico con las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) si bien no está exenta de ciertos  aspectos a tener en cuenta. Internet es el mundo real, donde hay gente  con la que merece la pena relacionarse y otras personas con malas intenciones  que  pueden causar daño. El ciberbullying, la pornografía o el acoso sexual están hoy a la orden del día. El anonimato de la Red, no cabe duda, facilita su uso y abuso.
En las redes sociales se acostumbra a:

  • Cotillear sobre la vida de los demás

  • Subir fotos y comentar las de amigos y amigas

  • Compartir información, fotos, videos

  • Enviar mensajes públicos y privados

  • Actualizar el perfil permanente mente (gustos, trabajos personales, novedades…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada